Sahores: «Esta es una lucha hasta la muerte porque el oro sigue ahí y la codicia también»

Marta Sahores ayer marchó en contra de la megaminería como lo viene haciendo hace 18 años. Es docente de Química y junto a Silvia González se prepararon para derribar uno a uno las mentiras del lobby minero cuando este pretendió instalarse en Esquel. Hoy esa discusión se renueva y Marta recordó todo lo que se vivió en 2002 antes del histórico plesbicito: ‘promesas de trabajo, amenazas de muerte, campaña’.

Marta Sahores es de Bahía Blanca pero adoptó a Esquel como su lugar en el mundo, creció junto a sus dos hijos y a la par del desarrollo de la sede de la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco donde trabajo como profesora de Quimica, allí entablo vínculo también con SIlvia González con quién las unió definitivamente el combate al lobby minero. 

«Mi inicio en el tema ambiental fue porque Silvia y yo fuímos de casualidad a una presentación ed la minera en el Auditorio Municipal donde daban una charla de ciannuro, nos encontramos con mi compañera Silvia González y escuchamos las mentiras alevosas que presentaban el tema del cianuro y la megaminería, fuímos críticas desde el comienzo. Con Silvia nos fuimos de la reunión enojadas, por algo yo estaba en la Universidad, pensamos que responsbilidad la nuestra tuvimos que investigar y difundir, los mineros recorrían las escuelas dando conferencias sobre todo sobre el trabajo que iban a tener los papás. Logramos el aval de la Universidad, fuimos como Extensión Universitaria diciendo «Los mineros dicen y la Ciencia dice», basados en autores que han trabajado mucho por el tema de la megaminería, les desmantelamos el discurso, tuvieron que ir cambiando porque se dieron cuenta que lo que dijeron era mentira y estaba expuesto».

Con más de 40 conferencias técnicas el desmembramiento del discurso prominero fue tan contundente que «unos días antes del plesbicito indicaron bueno vamos a usar un método no contaminante sin cianuro, eso fue increíble ellos mismos reconocían que habían mentido. Ese fue nuestro inicio en esta lucha que es cruel y es mucha», bromea Marta.

Empezó entonces un camino de militancia «en ese momento estaba preparando mi tesis de maestría y tuve que dejarla cuando uno ve que a la gente que querés le están vendiendo una mentira semejante, el compromiso es inmediato, con Silvia decidimos ir a dar conferencias e ibamos atrás de todos los  mineros dando conferencias, nosotros nos exponiamos así venimos con la verdad científica. Después del 4 de diciembre que fue el día maravilloso que el pueblo salió a la calle en contra de la minería yo dije bueno ahora soy parte del Movimiento del No a la Mina».

Recibió más de tres amenazas de muerte y todas fueron presentadas ante Fiscalía adonde descansan hasta el día de hoy.

Sobre el anuncio del gobernador Mariano Arcioni fue categórica «es un traidor, el gobernador Mariano Arcioni no tiene la más mínima responsailidad social, en lo único que piensa es en su bolsillo, en plena campaña electoral decía que la megaminería no se iba a hacer».

En este marco, definió: «esta es una lucha hasta la muerte porque el oro sigue ahí y la codicia también, es una lucha por la defensa del agua, de la tierra, de la energía, de la dignidad de la gente- Sabemos que el enemigo seguirá insistiendo porque sigue teniendo codicia». 

Desde lo personal, la defensa de la tierra guarda un sentido importante. «Llegué a Esquel de casualidad, me recibió Esquel muy bien yo venía sola con dos niños a la Universidad, cuando la Universidad recién se abrió, encontré mi lugar en el mundo no solo por su belleza, sino porque siendo docente yo tengo muchos hijos no solo los propios, hay mucha parte de la poblacion que me ve por la calle y me saluda con amor mutuo y siento que ese es mi lei motiv».

Fuente: Con sello patagonico